Acaríciame.

Háblame con las manos.

Escríbeme un poema.

Deja un mensaje en mi agenda.

Dibújame entre clases.

Encuéntrame en las nubes.

Piénsame si vas de clubes.

Cántame a todo pulmón.

Dime tus mejores frases.

Pregúntame por mi mundo.

Haz que esta conversación

dure más de diez segundos.

No me digas “¿bien y tú?”,

que en ese instante me voy.

Platícame sobre hoy.

Lucha contra las murallas.

No soy Neruda, mi amor.

Tú sabes que no me gusta

una mierda cuando callas.

Estefanía Mitre.

Anuncios