Aún recuerdo tu aroma;

suave, sutil,

sensual fragancia.

Aquella entrañable manera

de quitarte la espuma,

de los labios.

Sí, me acuerdo.

Así eras tú,

delirante y cuerdo.

Tu dulce y rota voz

de los domingos.

Anuncios