Recuerdo tus rasgos. Aún quizás tenga leves recuerdos. ¿Te acuerdas de mí?

Fui tu flor, tu Sol, tu guía.

Hoy quizá parezca una neblina pasajera.

Fuiste mi semilla, mi flor, mi ejemplo.

Te fuiste, también.

¿Cómo te gustará el café?

Me pregunto… ¿Amas los días de lluvia? ¿Amas con el alma?

¿Amas?

¿Alma?

Te fuiste.

Contigo se fue mi inocencia.

Crecí, tuve que hacerlo.

¿Amarás con el corazón?

¿Amas?

Carta para ti, para un desconocido, de la niña de con tus ojos.

Anuncios