Hace unos años que naciste;

años de alegría, caos, algún que otro día triste.

Sin creerlo y de repente,

siendo aún muy joven

a dos niños trajiste.

En Uruguay era distinto,

trabajabas muchos días;

te extrañaba desde el Lunes

hasta el día quinto.

Pero un día a esta hermosa isla llegamos,

el mar sopló con fuerza, Brisa;

el mejor regalo heredamos.

Jamás quisiste cortar mis alas,

fuiste mis ganas de crecer.

Mil ilusiones, flores, cartas;

el mayor orgullo que podía tener.

Cuando mi orgullo no cedía,

cuando mi corazón de aquella no salía,

encontraba yo tus brazos;

fuente de mis cosas, risas, llantos.

Ahí estabas vos,

mi mejor ángel;

para cuidarme.

Cada año más bella,

cada día, más cariño que darte.

Hoy tus ojos brillan de nuevo.

Tu sonrisa iluminando el mundo entero.

Anuncios