Me gusta cuando ríes

cuando abres finamente y bien el alma.

No hay rincón que no incendies

de este cuerpo, de tu casa.

Te gustan los silencios

provocando todo tú

de los mejores;

allanamientos de miradas.

Antónimos individuos.

Yo, de luces sofocadas

tú, bien de otras temporadas.

Nos querremos en inviernos

de nieve

y calor.

Ilustración de Pascal Campion
Anuncios