Tú, cariño, abarrotado

a centímetros contados,

de sentimientos encontrados.

Abatidos.

Mostrados.

Desenterrados.

Renovarse o morir.

Tú moriste,

allí

En ese instante,

de tu historia;

La nuestra, espeluznante

No quisiste ni contarme

tus miedos;

flaquezas más flamantes

Moriste en ese instante

de norias y ausencias

fugaces.

Anuncios