No es el ave que se asusta
con el chisporroteo de tu risa
eres tú, tus maravillas…
el que tiembla muy deprisa.

Me dijiste que los miedos
miedos eran, cosas del pasado;
supe la mentira
nada más cerrar tus labios.

” Lo siento,
no puedo permitirme quererte
pues aunque mi alma,
exija verte;
está de moda la gente
que teme
más que siente. “

Anuncios